Actividad Científica del Dr. Bernardo Ebrí

Los interesados en poder descargar publicaciones médicas científicas del Dr. Bernardo Ebrí Torné, pueden hacer "clic" en

https://www.researchgate.net/profile/Bernardo_Ebri/stats

Para descargar el programa informático para el cálculo de la Edad ósea en niños, guía explicativa como usarlo, sobre la radiografía de mano izquierda, y luego poder predecir la talla adulta del niño (niños de 0,5 años a 20); específicos programas para niños de 0 a 4 años a través de la radiografía de mano y de pie) (En español y lengua inglesa),publicaciones a este respecto, libro sobre Maduración ósea, etc.,.., introducirse en la siguiente web: www.comz.org
(Al final de la página, hacer "clic" en el banner: Bone Maturation (Maduración Ósea), dibuja el banner una radiografía lateral de pie, y ya se abre el portal, la página, donde se encuentra toda la información, con posibilidad de descarga.
El método esta siendo utilizado por pediatras, radiólogos, de España, Italia, México...
Comentarios en https://sites.google.com/site/doctorbernardoebri/prueba


Salmos 91:4 y 46:1. El amor de Dios

Salmos 91:4 y  46:1. El amor de Dios
"Pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será nuestro escudo y tu baluarte". "Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia"

Friday, June 13, 2014

Homilía del papa Francisco en santa Marta 12 junio 2014


 
Jesús nos pide ponernos de acuerdo para detener el odio

 

Jesús nos enseña tres criterios para superar los conflictos entre nosotros: realismo, coherencia y filiación. Lo ha explicado el papa Francisco en la misa de esta mañana en la Casa Santa Marta, en una homilía centrada en el amor fraterno que Jesús enseñó a sus discípulos.

"¿Cómo debe ser el amor entre nosotros según Jesús?" Esta pregunta ha servido de guía en la homilía de hoy. Jesús, ha observado el Papa, nos dice que debemos amar al prójimo, pero no como los fariseos que no eran coherentes y "hacían tantos matices en las ideas, porque eran ideólogos". Francisco ha indicado que la actitud de éstos "no era amor", era "indiferencia hacia el prójimo". Y a continuación ha explicado los tres criterios que nos da Jesús.

"Primero, un criterio de realismo: de sano realismo. Si tú tienes algo contra alguien y no puedes arreglarlo, buscar una solución, pero hay que ponerse, al menos; pero, ponerse de acuerdo con el adversario, mientras estás en camino. No será lo ideal, pero el acuerdo es una cosa buena. Es realismo", ha afirmado.

A propósito, el Pontífice indica que también hay quien cree que "el esfuerzo de hacer un acuerdo" es "algo demasiado vulgar". Para salvar muchas cosas "se debe llegar a un acuerdo. Y uno da un paso, el otro da otro y al menos hay paz: una paz muy provisional, pero la paz del acuerdo", ha reiterado el Papa. De este modo, ha señalado que Jesús "dice también esto, la capacidad de hacer acuerdos entre nosotros y superar la justicia de los fariseos, de los doctores de la ley, de esta gente". Así ha explicado que hay muchas situaciones humanas y "mientras estamos en camino, hacemos un acuerdo", "así paramos el odio, la lucha entre nosotros".

El segundo criterio que ha indicado el Papa es "el criterio de la verdad". Al respecto, el Santo Padre ha advertido que "hablar mal del otro es matar, porque en la raíz está el mismo odio", "lo matas de otra manera: con los chismorreos, con las calumnias, con la difamación". Y Jesús nos advierte: "el que dice estúpido, esto está matando al hermano, porque tiene una raíz de odio".

El Santo Padre lo ha explicado así: "y hoy pensamos que no matar al hermano sea no asesinarlo, pero no: no matarlo es no insultarlo. El insulto nace de la misma raíz del crimen: es la misma. El odio. Si tú no tienes odio, no matarás a tu enemigo, a tu hermano no lo insultarás tampoco. Pero buscar insultos es una costumbre muy común entre nosotros. ¡Hay gente que para expresar su odio contra otra persona tiene una capacidad de hacer germinar estas flores de insultos, impresionante, mucho! Y esto hace mal. Gritar. El insulto... no, seamos realistas. Con el criterio del realismo, el criterio de la coherencia. No matar, no insultar".

El tercer y último criterio del que ha hablado el Obispo de Roma en la homilía de hoy es el criterio "de filiación". "Si tú, si nosotros no debemos matar al hermano es porque es hermano, es decir, tenemos el mismo Padre. Yo no puedo ir donde el Padre si no tengo paz con mi hermano", ha observado Francisco. Así, ha añadido que "no hablar con el Padre si no estás en paz con tu hermano, al menos con un acuerdo".

Para concluir el Pontífice ha reiterado: "no hablar con el Padre sin estar en paz con el hermano. Tres criterios: un criterio de realismo, un criterio de coherencia, es decir no matar ni tampoco insultar, porque quien insulta mata, asesina; y un criterio de filiación: no se pude hablar con el Padre si no puedo hablar con mi hermano. Y esto es superar la justicia de los escribas y los fariseos. Este programa no es fácil, ¿no? Pero es la camino que Jesús nos indica para ir adelante".

Por esta razón, Francisco ha invitado a pedir al Señor la gracia de ir adelante en paz entre nosotros, aunque sea con los acuerdos pero siempre con coherencia y con espíritu de filiación".

 

Fuente: zenit.org

Tuesday, June 10, 2014

Homilía del papa Francisco en santa Marta 9 junio 2014


 

 

¿Cuál es el “programa” práctico de vida y santidad del cristano? Las Bienaventuranzas. Lo ha recordado Francisco en la misa de esta mañana en la Casa de Santa Marta –como recoge Radio Vaticano-- el día después del histórico encuentro por la paz en el Vaticano con Simón Peres, Abu Mazen y Bartolomeo I.

 

El Papa Bergoglio en la homilía ha reflexionado sobre las Bienaventuranzas –extraídas del Evangelio de hoy-- subrayando que es necesario ser valientes para combatir el odio.

 

Además de ser el programa, las Bienaventuranzas son “la carta de identidad del cristiano”. “Si alguno de nosotros –ha afirmado-- pregunta: '¿Qué hay que hacer para ser un buen cristiano?', en las Bienaventuranzas se encuentra la respuesta de Cristo que indica los aspectos “un poco a contracorriente” respecto a lo que generalmente “se hace en el mundo”.

 

El Pontífice ha hablado de los beatos pobres en espíritu: “Las riquezas no te aseguran nada. Es más: cuando el corazón es rico, y está satisfecho de sí mismo, no hay sitio para la Palabra de Dios”. Bienaventurados aquellos que lloran, porque serán consolados: “Pero el mundo nos dice: la alegría, la felicidad, la diversión, estas son las cosas bonitas de la vida. E ignora, mira para otro lado, cuando existen problemas de enfermedades, problemas de dolor en la familia. El mundo no quiere llorar, prefiere ignorar las situaciones dolorosas, cubrirlas. Solo la persona que ve las cosas como son, y llora en su corazón, es feliz y será consolada. El consuelo de Jesús, no la del mundo. Bienaventurados los mansos de este mundo que desde el principio es un mundo de guerras, un mundo donde se pelea por todos los lados, donde el odio está en todos los sitios. Y Jesús dice: ninguna guerra, ningún odio, paz y clemencia”.  “Bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la Tierra”.

 

Y ha continuado: bienaventurados aquellos que tienen hambre y sed de justicia, aquellos que “luchan por la justicia, para que existe justicia en el mundo”. “Es tan fácil –ha advertido-- entrar en las grietas de la corrupción”, “en aquella política diaria del do ut des. Todo son negocios”. Y “cuantas injusticias –ha observado-- cuanta gente que sufre por estas injusticias”. El Hijo de Dios dice: “Bienaventurados aquellos que luchan contra las injusticias”.

 

Y una vez más: bienaventurados los misericordiosos, porque encontrarán misericordia: “Aquellos que perdonan, que entienden los errores de los otros”. Jesús no dice “bienvaventurados aquellos que se vengan”, sino “bienaventurados aquellos que perdonan. ¡Porque todos nosotros somos un ejército de perdonados! Todos hemos sido perdonados. Y por eso es bienaventurado el que lleva a cabo el camino del perdón. Bienaventurados los puros de corazón, que tienen un corazón simple, puro, sin porqueria, un corazón que sabe amar con pureza. Bienaventurados los que hacen la paz. Pero, ¡es tan común entre nosotros hacer la guerra, o ser obradores de malentendidos! Cuando escucho una cosa de uno y voy a otro y se la digo pero en modo un poco amplificada... el mundo de los rumores. Esta gente que cuenta chismes, no hace la paz, son enemigos de la paz. No son bienaventurados”.

 

Ha sido el turno después de los perseguidos por la justicia: cuanta gente “es perseguida, ha sido perseguida simplemente por haber luchado por la justicia”.

 

El Papa ha precisado sucesivamente: las Bienaventuranzas son “el programa de vida que nos propone Jesús”, “tan simple pero tan difícil”. Y “si nosotros quisiéramos algo más, Jesús nos da otras indicaciones”, el “protocolo sobre el cual seremos juzgados”: en el Evangelio de Mateo, capítulo 25: “Tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme”.

 

Con estos dos elementos –Bienaventuranzas y Mateo 25-- el Papa ha puesto en evidencia que, “se puede vivir la vida cristiana a nivel de sanitad”: “Pocas palabras, palabras simples, pero práctica, porque el cristianismo es una religión prácticas: no es para pensarla, es para practicarla, para hacerla. Hoy, si tenéis un poco de tiempo en casa, tomad el Evangelio de Mateo, capítulo quinto, al inicio están estás Bienaventuranzas; capítulo 25, hay otras. Y os hará bien leerlo una vez, dos veces, tres veces. Pero leed esto, que es el programa de santidad”.

 

Fuente: zenit.org