Actividad Científica del Dr. Bernardo Ebrí

Los interesados en poder descargar publicaciones médicas científicas del Dr. Bernardo Ebrí Torné, pueden hacer "clic" en

https://www.researchgate.net/profile/Bernardo_Ebri/stats

Para descargar el programa informático para el cálculo de la Edad ósea en niños, guía explicativa como usarlo, sobre la radiografía de mano izquierda, y luego poder predecir la talla adulta del niño (niños de 0,5 años a 20); específicos programas para niños de 0 a 4 años a través de la radiografía de mano y de pie) (En español y lengua inglesa),publicaciones a este respecto, libro sobre Maduración ósea, etc.,.., introducirse en la siguiente web: www.comz.org
(Al final de la página, hacer "clic" en el banner: Bone Maturation (Maduración Ósea), dibuja el banner una radiografía lateral de pie, y ya se abre el portal, la página, donde se encuentra toda la información, con posibilidad de descarga.
El método esta siendo utilizado por pediatras, radiólogos, de España, Italia, México...
Comentarios en https://sites.google.com/site/doctorbernardoebri/prueba


Salmos 91:4 y 46:1. El amor de Dios

Salmos 91:4 y  46:1. El amor de Dios
"Pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será nuestro escudo y tu baluarte". "Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia"

Sunday, November 22, 2009

Ladran, luego cabalgamos, monseñor Martínez Camino


20/11/2009 ALBAdigital

Se nos iría todo el espacio de este editorial en enumerar las razones de nuestro apoyo -y felicitación- a las declaraciones de Juan Antonio Martínez Camino sobre las consecuencias de la autoría en abortar, de la complicidad activa o del apoyo a una legislación y práctica injusta por homicida. No se arrugue, monseñor. Habló en legítimo uso de su libertad civil y en imprescindible ejercicio de su responsabilidad como obispo y portavoz. Cualquier católico, que lo intenta ser de corazón, se lo agradece, le comprendió muy bien y le apoya. Faltaría más que los ciudadanos católicos no pudiéramos decir lo que pensamos a la sociedad española, cuando somos miembros de ella. Sin embargo, hasta lo innecesario y obvio parece que debe recordarse y justificarse en España entre algunos que se consideran crema y amos de la vida política y la cultura mediática. Ya está bien de que esos lobos quieran pasar por corderos y su intolerancia por amor a la libertad y a la conciencia.
Por ejemplo, la pertenencia a la Iglesia es un acto de libertad, no único, sino constante. A nadie se obliga a ser católico. En consecuencia, que los católicos, fieles y ministros, sean congruentes en su obrar con su fe parece elemental, además de coherencia fruto de la libertad. En cambio, deberíamos aceptar como crítica fundada que se acusara a los católicos de defender la vida en la teoría y de promover los abortos en la práctica. Eso sí sería hipocresía. Pero que se nos critique hasta el insulto -algunos soeces y blasfemos- por estar en contra del aborto, porque estamos a favor de la dignidad y derechos de la vida de toda persona, desde su concepción hasta su muerte natural, y que se acuse a la jerarquía católica de recordar a los católicos -a los que desde su libertad quieren estar en comunión con Jesucristo y su Iglesia- que mantener esa comunión exige la normal congruencia doctrinal y práctica o que actuar a favor del aborto supone quebrar, en diversos grados, esa comunión con el resto de católicos, es un ejercicio de intromisión intolerable y una muestra de la habitual falsedad que acompaña a la hipocresía y al método de amedrentar al pusilánime y tibio.
Es un paradigma de la farsa abortista seguir pretendiendo enjaular la posición pro vida como una manía confesional de católicos fundamentalistas, que pretenden imponer su moral rigorista a toda la ciudadanía. Ya está bien de mentiras. Ya basta de insultar a las gentes engañándoles con la mentira de que defender la vida es cosa, manía e imposición de los curas católicos. Ya está bien de mentir diciendo que hay, dentro de la Iglesia, varias posiciones contradictorias sobre el valor de la vida del concebido y su derecho a nacer. La posición oficial pro vida de la Iglesia católica, mantenida durante 20 siglos, no sólo se basa en el famoso quinto mandamiento de la ley natural, que comprende cualquier recta razón del mundo mundial: el “no matarás”. Se basa igualmente en la evidencia de las ciencias y sus conocimientos actuales sobre el momento de inicio de la vida de cualquier ser humano, que es la concepción por fusión de los dos gametos paterno y materno. El abortismo se escapa de afrontar esas evidencias, hace mil piruetas para ocultarlas, entre otras distraer hablando de otros problemas. Otro ejemplo. Es una calumnia maliciosa que se invoque contra la Iglesia la libertad de conciencia o que las convicciones no se pueden imponer, como si los defensores de la vida fueran por ahí con las armas y la policía, más el dinero público, para imponerse a la ciudadanía. ¡Cielo santo, lo que hay que oír! Levantan estas acusaciones los mismos que niegan la libertad de conciencia a sus adeptos y a sus diputados, diciéndoles que antes está la obediencia al partido que a sus personales convicciones de conciencia y aconsejando a quien no lo ve así y quizá prefiere los dictados de su conciencia con que deje el escaño -que le ha dado el pueblo en elecciones- y se lo devuelva a los fieles a los dogmas de una cúpula humana de un partido político. Y no les basta con negar los derechos de libertad de conciencia a sus adeptos, encima se declaran católicos y pretenden enseñar en qué consiste serlo y la doctrina católica al Papa, obispos y demás fieles. Este es un escándalo de cinismo, intromisión, falsedad e impostura que convendrá atajar de una vez por todas a quien le corresponda.
Otro ejemplo: hay que ser una inculta ignorante, a la par que manipuladora farsante, para proclamar que la legislación civil española no se dicta desde los púlpitos. Menuda obviedad y tontería. No hay ningún ministro católico que sea diputado, ni la jerarquía ostenta representación política y legislativa alguna, ni las desean, ni pueden porque -¡señores!- los introductores en la cultura occidental de la autonomía entre el César y Dios fue el propio Jesucristo, no precisamente la izquierda estatalista -y sus próceres más experimentados, que han sido los partidos comunistas cuando han tenido el poder-, cuyo gremio se ha caracterizado desgraciadamente por interpretar los derechos humanos según les ha convenido a su dictadura y, desde luego, en contra de sus titulares, los ciudadanos, a los que ha encarcelado o liquidado en cantidades que desistimos de enumerar por escandalosas y recientes. ¿Qué les está pasando a los abortistas, que están tan nerviosos, faltones y flojos de argumentos? Pues que la verdad científica y la bondad del corazón de miles de personas va floreciendo y ganando la escena a favor de la vida. Dentro de poco, al abortismo sólo le quedarán las dos armas de toda tiranía para seguir imponiéndose: el abuso del poder político y la utilización del dinero de todos. Nos preguntamos qué harían fuera del poder político y teniendo que pagar de su bolsillo particular los abortos y su cultura de la muerte. Con ese dinero -nuestro y no suyo- que gastan para corromper, comprar y forzar…, con ese poder político justificado en nuestras urnas, no para servir sino para servirse del pueblo, es con lo que imponen, mandan, dictan, insultan, manipulan, amenazan y calumnian. Tienen la batalla perdida contra la verdad…, porque la verdad sí que no necesita ni abusos de poder, ni de dinero público. Se basta a sí misma para conmover lo mejor de la conciencia y del corazón humano.

Friday, November 13, 2009

Más fuerte que el odio


08/11/2009 Rosa Cuervas-Mons

Guénard es autor del libro biográfico 'Más fuerte que el odio'
Su historia es la de un niño al que su madre abandonó -lo dejó atado a un poste- cuando tenía tres años. Con cinco las continuas palizas de su padre alcohólico lo mandaron al hospital, donde pasó dos años postrado en una cama sin recibir ninguna visita. Recuperado, pasó a manos de los servicios sociales y fue adoptado a los 11 años.
Poco después llegó en un reformatorio -le acusaron de incendiar una granja- en el que sufrió malos tratos. Por aquel entonces, las aspiraciones del niño Tim, de doce años, eran fugarse del correccional, convertirse en jefe de una banda y matar a su padre.
Lleva a cabo la primera; se escapa del reformatorio y se esconde en los alrededores de la Torre Eiffel. Violado, queda en manos de los proxenetas de la zona, que lo ‘contratan’ como carterista y lo explotan sexualmente.
El burlador de destinos
Tres años después tiene el primer golpe de suerte de su vida: arrestado, vuelve al correccional pero cae en manos de una jueza, “la buena jueza”, que le da la oportunidad de formarse como aprendiz de escultor. Descubre en el boxeo la manera de canalizar su energía y comienza a estabilizar su vida. Consigue su diploma y, por azar, descubre a la Comunidad del Arca (la mayor ONG católica de Francia), y en ella al padre Thomas.
El deseo de matar a su padre se convierte -comienza aquí su camino hacia el catolicismo- en un sincero perdón. Supera su traumática infancia y cambia sus callejeras amistades por las de un grupo católico.
“Yo no he reproducido la violencia simplemente porque encontré a gente que me hizo desear cosas más positivas. Encontré gente que decía en voz alta lo que tú pensabas en bajito; eran personas que habían tenido una vida difícil y ahora viven una vida muy bella”, señalaba recientemente Guénard a la revista Misión.
Y es que, desde niño, vio el amor de las demás familias como ese escaparate que se mira desde fuera sin poder comprar nada. Tim deseaba otra vida, pero el cambio era tan profundo como lento: “Un día lo veía todo claro, pero al día siguiente volvía a caer”.
Caía, pero volvía a levantarse; tenía a su alrededor a esa gente que le recordaba lo que él quería ser. “El amor que se da en este mundo no es para gente que tiene prisa”, dice el burlador de destinos, que encontró a una mujer “que tuvo una mirada bella sobre mí. A veces puedo ser muy tonto, pero yo le decía: confía en mí, cambiaré”. Su mujer y madre de sus cuatro hijos supo creer en Guénard, “incluso cuando yo dudaba de mí mismo”.
Hoy, a sus 51 años y después de haber compartido con el mundo su historia a través de la biografía Más fuerte que el odio (Ed. Gedisa), Guénard acoge en su familia a chicos problemáticos. Les enseña la vida que pueden tener si se lo proponen, una vida lejos de la perfección - “yo le digo a mis hijos: si papá hace algo bien, decídselo, pero si hace algo mal, también“- pero en la que no cabe el resentimiento: “Quien quiera que seas, cualesquiera que sean tus heridas y tu doloroso pasado, nunca olvides, en tu memoria magullada, que te espera una eternidad de Amor“.
Tim Guénard participará en las ediciones de Sevilla y Madrid (10 y 12 de noviembre) del congreso para jóvenes con valores ‘Lo que de verdad importa’

Monday, November 9, 2009

Declaración de Zaragoza


Los representantes de organizaciones nacionales e internacionales, defensoras de la vida, la familia y la dignidad humanas, provenientes de diferentes partes del mundo, reunidos en Zaragoza del 6 al 8 de Noviembre del 2009, en el IV Congreso Internacional Provida (CIP), en continuidad con los CIP realizados en Madrid, Lima y México, nos dirigimos a:Todos los Gobernantes, Legisladores, Magistrados, médicos y parteras; líderes políticos y religiosos; intelectuales, educadores y comunicadores sociales; Organizaciones de la Sociedad Civil; padres y madres de familia; y a todas las personas de buena voluntad, como responsables naturales de la promoción de los Derechos Humanos.CONVENCIDOS QUE:1. Está científicamente comprobado que la vida humana comienza con la fecundación del ovocito. En esa primera célula humana (cigoto), se encuentra no sólo todo el programa genético del desarrollo de ese ser humano, sino también la capacidad de realizar por sí mismo dicho progreso, como lo muestra experimentalmente la fecundación extracorpórea.2. Se dice que lo peor que le podría suceder a una madre sería la muerte de su hijo. No es así. Lo peor que le puede suceder a una madre, es hacer matar voluntariamente a su propio hijo. Aún cuando algunas lo nieguen de momento, decidir la muerte de su bebé les provoca un sentimiento de culpa y una herida imposibles de borrar.3. Los seis millones de muertes “legales” en los campos de concentración nazi, constituyen el delito internacional de genocidio. Parecía la violación más flagrante de los derechos humanos que registra la historia.4. Sin embargo, los más de ochocientos millones de muertes, provocadas hasta el momento mediante abortos “legales”, en los países del mundo que lo han autorizado, constituyen un delito de lesa humanidad que, por su número y extensión, proponemos se denomine a partir de ahora como mega-genocidio.5. Además de estar “legalizado” en muchos Estados, el mega-genocidio es fomentado -a veces de modo directo y en ocasiones utilizando eufemismos-, por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y sus agencias; los organismos multilaterales de crédito; ciertos organismos internacionales, como la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF), IPAS, las Fundaciones Rockefeller, Ford, Bill y Melinda Gates, Soros, etc.; el actual presidente de los Estados Unidos de América y la burocracia de la Unión Europea; entre otros grupos de poder global.6. Por otra parte, hacen “invisible” y aumentan el número de víctimas del mega-genocidio, diversos contraceptivos capaces de matar seres humanos en sus primeros días de vida –por ejemplo, impidiéndoles anidar en el útero materno-, tales como: dispositivos intrauterinos, píldoras postcoitales, pastillas anticonceptivas de uso sistémico, inyectables o implantes subdérmicos. Además, en estos últimos años se está promoviendo el aborto, dispensando la droga misoprostol, en especial en los países donde el aborto es ilegal, todo ello con la connivencia de las autoridades sanitarias. Finalmente, diversas prácticas de fecundación artificial, donde según las estadísticas más fiables, sólo nacen poco más del 4% de los embriones –seres humanos- producidos; provocan un número difícilmente determinable de víctimas.7. Toda sociedad que tolera con indiferencia el mega-genocidio del aborto –sea quirúrgico o químico-, ha perdido hasta el más elemental signo de humanidad, y será proclive a vulnerar de modo violento otros derechos humanos de sus ciudadanos.A ELLOS LES EXIGIMOS QUE SE OBLIGUEN A:1. Promover soluciones racionales, siempre respetuosas de la vida, para las necesidades humanas, tales como:
• Propiciar acceso y atención calificada del embarazo, parto, puerperio y el recién nacido.• Articular con la sociedad civil instituciones que atiendan a las embarazadas en situación de conflicto, para ayudarlas a superar sus problemas y, de ese modo, llevar una maternidad plena de gozo.• Promover y financiar programas que fomenten la castidad antes del matrimonio, y la fidelidad dentro de él.• Ejecutar programas para fortalecer la familia basada en el matrimonio heterosexual, y la educación de la juventud en las virtudes, y en el auténtico significado de la feminidad y la masculinidad.• El embarazo no es una enfermedad; por lo tanto el control de la natalidad, nunca podrá ser una política sanitaria.
2. Hacer respetar toda vida humana, desde la concepción/fecundación/fertilización, hasta su muerte natural. Reconocer la personalidad jurídica de todo ser humano, desde el instante inicial de su existencia; y siempre obrar en consecuencia.3. Punir y eliminar toda práctica abortiva, eugenésica, eutanásica, o que manipule la vida humana, cualesquiera sean los medios utilizados para ello.4. En los supuestos de no punibilidad de los atentados contra la vida humana, jamás podrán considerarse “derechos” de nadie, ni practicarse en el sistema sanitario. Ningún médico o personal de salud podrá ser obligado, bajo ningún concepto, a matar a ningún ser humano. En cualquier caso la práctica de un aborto –aunque no sea punible-, implicará una falta deontológica inhabilitante.5. Quitar la personería jurídica a toda entidad que –directa o indirectamente-, promueva el mega-genocidio.NOSOTROS NOS COMPROMETEMOS A: 1. Promover todas las organizaciones de la sociedad civil, cuya finalidad sea la:
▪ Visibilización y atención del síndrome post-aborto.▪ Centros de ayuda para la mujer.▪ Centros de orientación familiar.▪ Difusión de la enseñanza de métodos naturales de reconocimiento de la fertilidad humana.▪ Difusión de un enfoque humanista de la sexualidad, basado en una educación en virtudes y para el amor.▪ Promover la adopción como opción digna para las madres en situación de embarazo inesperado y para los niños por nacer.2. Vigilar de manera permanente el grado de observancia del derecho a la vida. Denunciar públicamente a quienes violen este derecho fundamental, en especial si son funcionarios públicos o políticos en campaña electoral.3. Articular actividades con “Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia”, constituida en Santiago de Chile, recogiendo la Declaración de Lima de nuestro II CIP.4. Promover la cancelación de la pena de muerte por aborto, en el ámbito de la ONU y los organismos regionales. Promover una Convención Internacional que tutele la vida de todo ser humano, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.5. Crear y promover partidos políticos que tutelen la vida humana, desde su inicio y hasta la muerte natural.6. Hacer revocar democráticamente los mandatos de los funcionarios públicos, que participen de modo directo o indirecto en el mega-genocidio del aborto, la eugenesia o la eutanasia; y hacerles responder jurídicamente por tales actos.7. Patrocinar gratuitamente demandas de las mujeres víctimas del mega-genocidio del aborto, para que obtengan un justo resarcimiento de sus daños, contra el Estado y demás responsables de sus padecimientos.En los participantes de este Congreso, que adhieren a esta Declaración, están representadas las siguientes Naciones: Alemania, Argentina, Austria, Canadá, Chequia, Chile, Colombia, Costa Rica, Croacia, Cuba, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Eslovaquia, España, Estados Unidos, Francia, India, Gran Bretaña, Irán, Irlanda, Italia, México, Nicaragua, Noruega, Perú, Polonia, Sudáfrica, Suecia y Venezuela.Zaragoza, 8 de noviembre de 2.009.

Wednesday, November 4, 2009

La directora de una clínica abortista se convierte


Una campaña en EEUU reivindica 542 vidas salvadas y 8 abortistas arrepentidos
BRYAN, 3 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- Abby Johnson, exdirectora de un centro de Planned Parenthood en Estados Unidos, abandonó esta organización abortista tras ver el aborto de un niño, y ahora trabaja con aquellos que rezaban por su conversión.
Johnson, de 29 años, trabajó para Planned Parenthood durante ocho años hasta que vio, a través de una transmisión por ultrasonidos, un feto “estrujado” al ser aspirado del vientre de su madre el pasado mes de septiembre.
El 6 de octubre, dejó su trabajo como directora del centro de Bryan (Texas). Y fue a la Coalition for Life (Coalición por la Vida), un grupo provida que en ese momento estaba participando en diversas ciudades de los Estados Unidos en la campaña “40 Días por la Vida”.
David Bereit, el director nacional de “40 Días por la Vida”, explicó a ZENIT que en la última campaña, que acabó este domingo, otros siete trabajadores de clínicas abortistas abandonaron su profesión, y además se salvaron 542 vidas.
Y “esos son sólo los casos que nosotros conocemos”, añadió, resumiendo los resultados inmediatos de la campaña que ha unido a 212 ciudades de 25 estados, a 5 provincias de Canadá y a Dinamarca.
El programa actual de los “40 Días” comenzó en la clínica de Bryan en el año 2004 como una iniciativa basada en la oración y el ayuno.
Los colaboradores provida se han concentrado frente a este centro de la organización Planned Parenthood durante seis campañas hasta la fecha, celebrando una oración de un día entero por los que se plantean y defienden el aborto.
Bereit afirmó: “Desde la primera campaña en 2004, hemos rezado por Abby -y por todos los que trabajan en el aborto- para que ella pudiera llegar a ver lo que en realidad es el aborto, y abandonara este negocio de la muerte”.
“En este caso, esas oraciones han sido respondidas -continuó-. Estamos muy orgullosos de la valentía de Abby al dejar la industria del aborto y anunciar públicamente las razones por las que la dejaba”.
También destacó que la historia de su conversión “demuestra la importancia de una presencia orante constante y pacífica frente a las instalaciones del aborto”.Punto de ruptura
Johnson, que ahora está apareciendo en programas de radio y televisión de todo el país, explicó que experimentó un “cambio de corazón respecto a esta cuestión”, informó “40 Días por la Vida”.
Ella explicó: “En los últimos meses, había visto un cambio en las motivaciones del impacto financiero de los abortos y realmente alcancé mi punto de ruptura tras presenciar un tipo concreto de aborto a través de ultrasonidos”.
“Yo sólo pensé: No puedo hacer esto nunca más; y fue como un flash que me golpeó y pensé: esto es todo”, dijo a KBTX.com.
Johnson, episcopaliana, describió este momento como una “conversión definitiva” de corazón, una “conversión espiritual”.
También explicó que, a pesar de que inicialmente se había involucrado con Planned Parenthood porque quería ayudar a las mujeres, había estado dudando porque el centro estaba cambiando su modelo de negocio.
“El dinero no estaba en la prevención”, afirmó, “el dinero estaba en el aborto”.Johnson señaló a FoxNews.com que actualmente ella estaba recibiendo instrucciones de sus jefes regionales para incrementar el número de abortos realizados, para aumentar los beneficios.
“Cada reunión que teníamos era “No tenemos suficiente dinero, no tenemos suficiente dinero, tenemos que mantener esos abortos que vienen” -explicó-. Es un negocio muy lucrativo y por eso quieren incrementar los números”.
A pesar de que el antiguo puesto de trabajo de Johnson sólo practicaba abortos dos días al mes, cada día estaba allí el doctor, y podía hacer más de 40.
Ahora, Johnson está ayudando a mujeres, pero desde el otro lado. Ella empezó rezando con voluntarios, en el exterior de Planned Parenthood, por aquellos que antes eran sus compañeros.
El poder de la oración
El director de Coalition for Life, Shawn Carney, afirmó: “Esto está siendo realmente un testimonio del poder de la oración y de la valentía de Abby para dejar un trabajo que ella sentía que no podía mantener con buena conciencia”.
“Ha sido una alegría para todos nuestros voluntarios que han rezado fuera de la clínica por la conversión de los trabajadores de la clínica, ser testigos de que las conversiones realmente suceden”.
A pesar de que Johnson todavía no ha encontrado otro trabajo, ha estado colaborando estrechamente con Carney y con otros miembros de la coalición.
Bereit explicó a ZENIT: “La gente provida está acogiendo a estos antiguos trabajadores del aborto con amor y con los brazos abiertos”.
Y añadió que la web de su organización ha publicado en sus blogs centenares de comentarios de personas de todo el mundo que están expresando su apoyo a Abby.
Bereit destacó que esta conversión tendrá resultados de largo alcance, “realmente alentará a otras ciudades a llevar a cabo múltiples campañas “40 Días por la Vida”, y presencias orantes regulares”, incluso cuando el programa no esté en marcha.
Y continuó: “Nos hemos comprometido a presionar hasta el día en que ninguna mujer llore y ningún niño muera”.
También explicó a ZENIT que se han planificado dos nuevas campañas para el 2010, una durante la Cuaresma, que empezará el 17 de febrero, y otra en otoño, del 22 de septiembre al 31 de octubre.
“Además -añadió Bereit-, “40 Días por la Vida” está desarrollando activamente herramientas y recursos para formar, capacitar y dar autoridad a los provida locales para ampliar y expandir el impacto de sus esfuerzos”.
[Por Genevieve Pollock, traducción del original inglés por Patricia Navas]

Sí al debate teológico, pero buscando la verdad, afirma el Papa

Explica la controversia entre Abelardo y san Bernardo, grandes teólogos del siglo XII
CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 4 de noviembre de 2009 (ZENIT.org).- El sano debate teológico es bueno para la Iglesia, especialmente en las cuestiones abiertas, pero buscando la verdad y aceptando que el Magisterio tiene siempre la última palabra.
Así lo explicó el Papa hoy, durante la audiencia general, al centrar su catequesis en una de las controversias más famosas de la Edad Media, entre dos grandes pensadores, san Bernardo de Claraval y Abelardo, representantes de la teología monástica y escolástica respectivamente.
“Mientras san Bernardo, típico representante de la teología monástica, pone el acento sobre la fe, Abelardo, que es un escolástico, incide sobre su comprensión por medio de la razón”, explicó.
La controversia entre la “teología del corazón” y la “teología de la razón” terminó con la aceptación humilde de sus errores por parte de Abelardo, y con la reconciliación entre ambos por mediación de san Pedro el Venerable, abad de Cluny.
“En ambos prevaleció lo que debe estar verdaderamente en el corazón cuando nace una controversia teológica, es decir, salvaguardar la fe de la Iglesia y hacer triunfar la verdad en la caridad”, afirmó el Papa.
“Que esta sea también hoy la actitud con la que hay confrontaciones en la Iglesia, teniendo siempre como meta la búsqueda de la verdad”, añadió.
Controversia
El Papa explicó que la confrontación entre ambos se debe al mayor peso dado a la fe o a la razón a la hora de conocer los misterios de Dios.
En el caso de san Bernardo, a quien ya dedicó la catequesis del pasado 21 de octubre, “la teología tiene un único fin: el de promover la experiencia viva e íntima de Dios. La teología es por tanto una ayuda para amar cada vez más y mejor al Señor”.
Por eso “le cuesta ponerse de acuerdo con Abelardo, y más en general con aquellos que sometían las verdades de la fe al examen crítico de la razón; un examen que comportaba, en su opinión, un grave peligro, el intelectualismo, la relativización de la verdad, la puesta en discusión de las mismas verdades de la fe”.
Abelardo, un hombre muy inteligente y orador brillante, creador del propio término “teología”, “se ocupó primero de la filosofía, y después aplicó los resultados alcanzados en esta disciplina a la teología, de la que fue maestro en la ciudad más culta de la época, París, y sucesivamente en los monasterios en los que vivió”.
Sin embargo un uso excesivo de la filosofía “hizo peligrosamente frágil la doctrina trinitaria de Abelardo, y así su idea de Dios”, explicó.
“En el campo moral su enseñanza no estaba privada de ambigüedad: insistía en considerar la intención del sujeto como única fuente para describir la bondad o la malicia de los actos morales, descuidando así el significado objetivo y el valor moral de las acciones”.
Ese “subjetivismo”, explicó el Papa, es “un aspecto muy actual para nuestra época, en la que la cultura aparece a menudo marcada por una tendencia creciente al relativismo ético: sólo el yo decide qué es bueno para mí, en este momento”.
Sin embargo, explicó, “no deben minusvalorarse algunas de sus intuiciones, como por ejemplo cuando afirma que en las tradiciones religiosas no cristianas hay ya una preparación a la acogida de Cristo, Verbo divino”.
El error de Abelardo, explica el Papa, es el no tener en cuenta que en teología “debe haber un equilibrio entre los que podríamos llamar los principios arquitectónicos que nos han sido dados por la Revelación y que conservan por ello siempre una importancia prioritaria, y los interpretativos sugeridos por la filosofía, es decir, por la razón, y que tienen una función importante, pero sólo instrumental”.
“Cuando este equilibrio entre la arquitectura y los instrumentos de interpretación disminuye, la reflexión teológica corre el riesgo de contaminarse con errores, y corresponde entonces al Magisterio el ejercicio de ese necesario servicio a la verdad que le es propio”.
[Por Inma Álvarez]

Sunday, November 1, 2009

La libertad religiosa retrocede en Occidente (II)


Entrevista al editor de la web e-Libertad Religiosa
BUENOS AIRES, sábado 31 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- El laicismo se está convirtiendo en un problema para la libertad religiosa en España y en países latinoamericanos como Venezuela o Colombia, afirma el presbítero español Pedro María Reyes Vizcaíno, autor de e-libertadreligiosa.net, una página que recoge noticias y reflexiones de todo el mundo acerca de esta cuestión.
Reyes Vizcaíno es licenciado en derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y doctor en derecho canónico por la Universidad de Navarra. Ordenado sacerdote en 1992, actualmente reside en Argentina. Es también el autor de Ius Canonicum, una página web de consulta sobre cuestiones de Derecho Canónico.
Al margen de su actividad como canonista, se dedica a investigar sobre libertad religiosa "por propio interés", en un campo que, en su opinión, requiere mayor atención por parte de la opinión pública. Así lo explica en esta entrevista concedida a ZENIT. La primera parte de la misma se publicó en el servicio de ZENIT de este viernes.
-¿Cuáles son las agresiones más frecuentes a la libertad religiosa?
Pedro Reyes: En un primer ámbito se deben citar los atentados violentos a la libertad religiosa. En los países de tradición musulmana la libertad religiosa está ausente en muchos ámbitos. Arabia Saudí es el ejemplo más lacerante porque está prohibido el culto no musulmán incluso en privado y en la intimidad del hogar. Quien tenga una cruz en su casa se arriesga a graves penas. No es un problema pequeño: algunas fuentes calculan que hay alrededor de un millón de cristianos residentes en aquel país, sobre todo filipinos y otros inmigrantes asiáticos y de Europa Oriental.
En casi todos los demás países musulmanes, por presión de grupos islámicos radicales, se están aprobando leyes muy restrictivas de la libertad religiosa. En Paquistán existen leyes anti blasfemia que dejan indefensos a los cristianos ante cualquier acusación, en Argelia y Egipto hay leyes anticonversión, en Iraq están siendo expulsados del país, en Marruecos han expulsado a un grupo de cristianos evangélicos por el delito "de proselitismo religioso", etc.
En la India los no hindúes cada vez tienen más difícil su libre desarrollo. Varios Estados han aprobado leyes anticonversión, y lo que es más grave, en el verano de 2008 grupos hindúes radicales lanzaron una violenta persecución contra los cristianos en el Estado de Orissa que dejó más de 500 muertos según algunas fuentes. Es llamativo que estos hechos apenas tengan eco en los medios de comunicación occidentales.
En China existe actualmente una Iglesia de las catacumbas, que es la Iglesia Católica fiel a Roma que no acepta a los obispos impuestos por el régimen. Además es conocido que en este país los budistas de Tibet tienen muy restringida la libertad de culto.
Hay otro ámbito en que se ha asistido a un retroceso en la libertad religiosa, y es en los países occidentales. Como ya ha quedado indicado en ellos se está difundiendo cierta mentalidad laicista que es contraria a la libertad religiosa.
No me refiero al sano laicismo que propugna la separación de la Iglesia y el Estado sin mutuas injerencias y con respeto a sus respectivas funciones en la sociedad, el cual me parece encomiable. Como ha dicho Benedicto XVI, "es fundamental, por una parte, insistir en la distinción entre el ámbito político y el religioso para tutelar tanto la libertad religiosa de los ciudadanos, como la responsabilidad del Estado hacia ellos y, por otra parte, adquirir una más clara conciencia de las funciones insustituibles de la religión para la formación de las conciencias y de la contribución que puede aportar, junto a otras instancias, para la creación de un consenso ético de fondo en la sociedad" (Benedicto XVI, Discurso ante las autoridades del Estado en el Palacio del Elíseo en París, 14 de septiembre de 2008).
El laicismo radical que es contrario a la libertad religiosa pretende encerrar la fe religiosa en el ámbito privado, como si la fe no tuviera manifestaciones externas. En los países occidentales se ven ejemplos de este laicismo todos los días: por ejemplo, cuando se critica a los obispos porque dan orientaciones a los católicos sobre leyes del aborto o de matrimonios homosexuales (como si hubiera leyes que prohibiera a los obispos, y solo a ellos, opinar sobre las leyes), o cuando se pide a los ciudadanos o a los diputados que voten con independencia de sus creencias.
Según el Papa, "no se puede limitar la plena garantía de la libertad religiosa al libre ejercicio del culto, sino que se ha de tener en la debida consideración la dimensión pública de la religión y, por tanto, la posibilidad de que los creyentes contribuyan la construcción del orden social" (Benedicto XVI, Discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas del 18 de abril de 2008).
-Hablando concretamente sobre la nueva ley de libertad religiosa en España, que los católicos miran en general con recelo, ¿en qué van a cambiar las cosas?
Pedro Reyes: Realmente es difícil juzgar la intención del Gobierno al anunciar esta nueva ley, pues la anunció hace más de un año y aún no se conoce el proyecto. Únicamente conocemos ciertas declaraciones vagas de la Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, afirmando que garantizará mejor el ejercicio de este derecho o que promoverá la sana laicidad del Estado. Estas declaraciones son lo suficientemente ambiguas como para que no sea posible emitir un juicio.
Solo ha revelado un punto concreto, y es que la nueva ley plantea retirar todos los símbolos religiosos que existan en colegios e institutos públicos, a excepción de aquéllos que tengan valor histórico o artístico. Considero una discriminación contra los cristianos esta medida, pero no es un gran cambio. Supongo que el proyecto de ley que el Gobierno está preparando tendrá reformas más importantes.
La prevista reforma de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa de 1980 deberá tener en cuenta en cualquier caso la Constitución Española de 1978, que en su artículo 16 "garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley" y ordena a los poderes públicos tener en cuenta "las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones".
Si el Gobierno con la nueva ley realmente pretendiera desarrollar la Constitución de acuerdo con las exigencias actuales y a la luz de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, promovería el laicismo sano y limitaría el laicismo radical. Deseo que sea así, pero habrá que esperar a que se presente el proyecto para emitir un juicio.
-Parece que en América Latina avanza un laicismo cada vez más agresivo, especialmente en Venezuela, Colombia etc. ¿Cuáles son sus causas?
Pedro Reyes: En América Latina se desarrollan tendencias intelectuales procedentes de otros continentes, sobre todo de Europa Occidental. En términos generales el laicismo de América Latina pretende expulsar a la Iglesia Católica del ámbito público, como en el resto del mundo. Sin embargo en cada país tiene sus matices consecuencia de la peculiar historia de cada nación. No es lo mismo el laicismo de Uruguay -que hunde sus raíces en la fundación de la República- que el laicismo en Costa Rica, que proclama la religión católica como religión oficial en el artículo 75 de su Constitución.
El laicismo de Latinoamérica también tiene fuentes propias derivadas del indigenismo. Cada vez se aprecia más el legado cultural de los pueblos originarios de América y por ello se tiende a rechazar cualquier intervención cultural venida de culturas exteriores, particularmente de las naciones colonizadoras. Los indigenistas más radicales incluyen entre ellas el aporte de la evangelización.
Sorprende que los mismos grupos que rechazan a la Iglesia Católica por no pertenecer al legado de los pueblos históricos, aceptan sin ningún espíritu crítico los valores que ahora se difunden desde Europa como la anticoncepción, el aborto, etc., a pesar de que con estas doctrinas se está produciendo una auténtica colonización cultural.
-¿De donde partió su idea de hacer una página web sobre libertad religiosa, usted que es un canonista?
Pedro Reyes: Comencé esta página web en primer lugar como una contribución para luchar contra el laicismo radical, puesto que cada vez es más agresivo. También pensé que sería una oportunidad de ayudar a tantos hermanos en la fe que actualmente están sufriendo violencia por su fe y lo soportan con gran fidelidad a Cristo. Pensé que una buena ayuda era difundir en la opinión pública esos ataques violentos.
Después de estos años me he dado cuenta de que esta motivación, que la tenía en segundo lugar, es cada vez más urgente. Dios quiera que pronto la página web se haga innecesaria porque hayan cesado las violencias por causa de la fe.[Por Inma Álvarez